SORTU

Los rumores en los bares dan por hecho una sentencia del constitucional inminente y además favorable a la legalización de Sortu; si se confirma, será una buena noticia para la democracia en Euskal Herria, y motivo de alegría porque los y las promotoras de Sortu verán reconocido su derecho a organizarse en un partido político y porque quedará, en evidencia, una vez más, la política fascista de ilegalizar todo lo que huela a Izquierda Abertzale.

Pero, siempre hay un pero, también me aflora el miedo a que la Izquierda Abertzale caiga en la tentación de organizarse en torno a un partido político, sea Sortu u otro.

El sistema político que impera en el mundo, y que sufrimos en Euskadi, no es la Democracia, tampoco es la Democracia Representativa, es el Partidismo. Tiene su origen conceptual en la Democracia Representativa, pero ha degenerado hasta el punto de que los y las “representantes” de la sociedad sólo pueden ser políticos pertenecientes a 3 o 4 partidos políticos. Obviamente eso no es Democracia Representativa, es otra cosa; elegir “representantes” de entre un pequeño grupo de políticos “profesionales” no es lo mismo que elegir de entre nuestros vecinos y vecinas a quien nos represente por un periodo de tiempo en nuestras instituciones.

No lo es y la sociedad lo sabe. Una de cada tres personas no votan nunca. De las que votan, más de la mitad no lo haría a un partido político si tuviese esa posibilidad. Incluso en sus propias encuestas sobre las distintas instituciones salen muy mal parados, con niveles de valoración de los políticos y de los partidos políticos de los más bajos. La sociedad no ve a los políticos como unas personas altruistas y buenas que se dedican a trabajar para el bien común y a intentar que todos y todas vivamos mejor y más felices, no, lo que pensamos de los políticos es que son un puñado de jetas e inútiles que están ahí porque no saben hacer otra cosa y además abundan los corruptos y ladrones. La política no es una cesta de estupendas manzanas verdes en la que hay alguna podrida, no, es un saco de fruta en mal estado en el que si entra una manzana sana, se echa a perder rápidamente.

Que la Izquierda Abertzale se organice como partido político, con unos estatutos como los demás partidos, con una financiación como la de los demás (chupando de las instituciones / estado), con una estructura como la de los demás partidos políticos,… se me antoja un error estratégico.

Eso fortalecería el sistema Partidista y nos alejaría aún más de la Democracia. Además debilitaría a esa Euskadi rebelde y combativa que dijo “no a la otan”, a esa Euskadi solidaria que se volcó con la revolución sandinista, a la Euskadi insumisa que se enfrentó al ejército español, a la Euskadi feminista, a la ecologista,… en definitiva contribuiría a una Euskadi más de derechas, porque la derecha está en su salsa en el Partidismo, donde impera el conformismo, el egoísmo, el conservadurismo, el machismo, el negocio,… el individualismo en definitiva, el capitalismo como sistema económico y el neoliberalismo como sistema político. Ser de derechas es muy sencillo, sólo se necesitan 8 horas de trabajo precario y un par de horas cada día delante de la televisión.

Por el contrario ser de izquierdas supone un compromiso solidario con los y las demás, exige la participación en las estructuras sociales y significa defender lo común, lo público, lo que es de todos y de todas. Exactamente lo contrario a delegar en un partido político.

Sé que muchos y muchas diréis que Sortu será un instrumento para avanzar en un proyecto político de izquierdas y abertzale, que nos acercará más a una Euskadi independiente y socialista. No os engañéis, un partido no es una herramienta útil para cambiar la sociedad, su mayor cualidad, por el contrario, es el afianzamiento del status quo. Un partido político no nos va a ayudar a llegar a un escenario democrático, pensar eso es engañarse.

A quien le interesa, seguramente, que la Izquierda Abertzale se encorsete en un partido político al uso, que entre el juego electoral y que se financie de las instituciones, es al propio estado y al resto de los partidos políticos, porque una vez en su terreno, pronto serás uno más y aunque al principio seas el tocapelotas y tengas unos planteamientos radicales y rupturistas, más pronto que tarde serás otra manzana pocha y no sólo justificarás el sistema Partidista, sino que acabarás siendo su mejor justificación.

Apostemos por la Democracia. Aunque soy un idealista incorregible entiendo que nuestra sociedad, dado su tamaño y su complejidad, debe conjugar la Democracia, la participación directa de todos y todas en los asuntos que nos afectan, con la Democracia Representativa, delegación temporal en personas en las que confiamos, de los asuntos de gestión ordinaria. Y entre los y las representantes podrá haber políticos, pero también debe haber personas ajenas a la política, de asociaciones, de sindicatos, de la cultura,… y vecinos y vecinas en los que depositemos nuestra confianza. Para ello a las elecciones deben ir listas abiertas y tiene que haber posibilidad de votar a personas no políticas, y ha de desaparecer la financiación con dinero público de los partidos políticos, y la “especial” cobertura mediática de los partidos políticos, etc.

Tener un partido político para poder presentarse a las elecciones y llegar a las instituciones, incluso gestionar instituciones importantes, parece ser una gran meta, pero quizás te lleve por un camino que da muchas vueltas pero que no va a ninguna parte.

Ahora bien, evidentemente, es necesaria una organización nacional y legal que coordine, aglutine y rentabilice todo el trabajo de los y las abertzales de izquierda. Trabajo que sólo puede darse en las estructuras sociales, territoriales o sectoriales, con sus vecinos y vecinas, hay muchos sitios donde trabajar: las asociaciones de vecinos, los grupos ecologistas, plataformas, taldes de tiempo libre, etc. y otros muchos que debemos inventar: asambleas de barrio, comités populares, coordinadoras, etc.

Y esa organización, tenga el nombre que tenga, no debe ser ni formal ni organizativa-mente un partido político. Al contrario que los partidos, debe ser una estructura plural, participativa, abierta (a toda la sociedad) y democrática; que dé apoyo a todas las expresiones de participación democrática y de soberanía popular que se den a lo largo y ancho de Euskal Herria.

¿Y presentarse a las elecciones? Claro, pero cada situación electoral es distinta y habrá que usar diferentes herramientas, no es lo mismo las autonómicas de dentro de unos meses, que las de dentro de 5 años, y aún menos, las locales de dentro de 3. Las elecciones, y los y las representantes elegidos en ellas, no pueden ser un objetivo en si mismas, sólo son una herramienta para institucionalizar los avances sociales.

Uski

ARALAR

Hace ya unos años una buena amiga me lanzó una aseveración que me dejó más que perplejo: absolutamente incrédulo. Me dijo que la recién nacida organización Aralar había sido creada por el PNV. No la creí. Yo consideraba que, dadas las circunstancias que atravesaba en aquel tiempo la izquierda abertzale, había gente que se había cansado de obedecer órdenes y había decidido seguir su propio camino.

Desgraciadamente el tiempo está dando la razón a mi amiga. Es posible que fuésemos unos ilusos los que pensábamos que, dadas las nuevas circunstancias, se podría contar con ellos para avanzar en la unidad independentista de izquierdas. No queríamos creernos que se habían convertido en otro Euskadiko Ezkerra, no comprometidos con otra cosa que no fuesen sus bolsillos y sus poltronas, haciendo de quintacolumnistas al servicio del autonomismo más servil.

Es una pena, pero el proceso debe seguir adelante. La nueva estrategia es sumar pero hay cierta gente que no se puede sumar, gente que sólo busca su beneficio personal, que incluso se ha llevado dinero de empresas populares y hoy son algunos de los que dirigen Aralar. Es gente que sabía que en una situación de no violencia y aglutinamiento de fuerzas sus trapicheos no iban a ser consentidos, que no se iban a permitir viajes al extranjero dejando el camino libre a la derecha facciosa en el Parlamento.

La dirigencia de Aralar ha dejado bien claro cual es su sitio: junto al PNV, el PSOE y el Ministerio del Interior. Las máscaras han caído. Eso también es bueno: por fin sabemos quienes estamos y hacia donde vamos. Además, sumaremos. De eso tienen miedo el PNV y PSOE.

Esta ola es imparable, tiene que serlo.

Una última consideración: para las próximas elecciones hay que demostrar la fuerza que existe en éste pueblo. Es igual bajo qué siglas. Es lo de menos, legalizados o ilegalizados. Demostremos quienes y cuantos somos, pero sin gestos estériles, como en elecciones pasadas. Vamos a salir a votar todos y todas. Ya veremos a quien, pero todos juntos.

Txema

Estoy cabreado

Soy cliente de la Caja VITAL Kutxa de toda la vida. Por dos motivos: 1º porque supuestamente había un control público; y 2º porque parte de los beneficios se gastaban en “obra social”.

No tengo ningún aprecio por los dirigentes de la Caja: Rojo, Gerenabarrena,… creo que son nefastos gestores y que se deben a sus propios intereses partidistas. Pero existía la posibilidad de que, como consecuencia de un cambio político en las instituciones alavesas, hubiese un relevo en la Caja y un cambio de gestión.

También la “obra social” de la Caja me parece algo realmente vergonzante, y como ejemplo: “el Estadio”, club elitista donde la chusma (gitanos/as, emigrantes pobres, parados/as,…) tiene vetada su entrada.

Pese a todo esto no he querido cambiar a un banco privado: BBV, Santander, Caja Laboral,… porque soy un entusiasta de lo público, de lo de todas y todos, de lo compartido, de lo común.

Como decía: estoy cabreado, muy cabreado. Por muchas cosas, pero especialmente por la nueva Ley de Cajas.

Después de darle mucho dinero público (el nuestro) a los Bancos y Cajas (para evitar la quiebra ocasionada por ellos mismos), después de bajar el sueldo de los y las funcionarias (y que va a suponer una bajada de sueldo aún mayor a los y las trabajadoras por cuenta ajena en los próximos meses), después de la reforma laboral (que para los y las trabajadoras temporales significa un empeoramiento importante de nuestras condiciones de trabajo y de nuestro próximo despido y paro), después de todo esto (y mucho más): la Ley de Cajas. Como decía La Polla Records: “…Si más no nos pueden dar por culo…” en aquella mítica canción: nuestra alegre juventud.

Pues va a ser que sí, Evaristo, aún nos van a joder más, y dentro de poco nuestros queridos y queridas políticas nos prepararán la reforma del sistema de pensiones, entre otras muchas medidas pensadas especialmente para nosotros y nosotras.

Pero me voy a centrar en lo que hoy me tiene cabreado: la Ley de Cajas.

Los dos motivos por los que sigo hipotecado en una Caja y no en un Banco se desmoronan ante mis narices: 1º se abre la participación privada (hasta el 50% por el momento) en las Cajas. Dejan de ser entidades públicas, los bancos, las eléctricas, las petroleras,… las corporaciones multinacionales en definitiva se van a apoderar de las Cajas. Al menos el 50% de la “obra social” se reconvertirá en reparto de beneficios para los propietarios de las Cajas. Y el resto de los beneficios se invertirán en los que ellos quieran (clubs elitistas para su uso y disfrute); 2º las instituciones pierden peso en la gestión y en su control (se “profesionaliza”).

¿Y ahora qué?, evocando nuevamente a La Polla, ¿qué tenemos que hacer los que tenemos la nómina domiciliada en una Caja porque queríamos que los beneficios que genera nuestro dinero, y sobre todo nuestras deudas, sirva para algo más que enriquecer a los ricos?

Nos están jodiendo día a día, cada día mucho más, el capitalismo más salvaje y despiadado se está imponiendo con cada medida, con cada decreto, con cada ley.

¿Y qué podemos hacer? Lo que no debemos hacer es quedarnos con los brazos cruzados. Es tiempo de luchar, es hora de cambiar el modelo económico y social, es momento de revolución.

Uski

Mercaderes de la muerte made in Euskadi 2009

Si a la población vasca se le preguntara cuáles han sido las principales novedades relacionadas con los mercaderes de la muerte made in Euskadi (la industria militar) durante 2009, es muy probable que a la mayoría (incluso a la más concienciada) le costara citar una o dos noticias, aunque en el mundo haya, en la actualidad, más de 40 guerras o conflictos armados abiertos.

Cabe preguntarse qué mecanismos consiguen que olvidemos nuestra implicación directa y que seamos tan impermeables ante esta ignominia, porque durante 2009 ha habido novedades y noticias relacionadas con los mercaderes de la muerte made in Euskadi, algunas de las cuales se han publicado (otras tardaremos tiempo en conocerlas; cosas del secretismo en el que se intenta escudar la falta de escrúpulos). Hagamos un breve resumen de algunas de ellas, para refrescar nuestra memoria y revivir nuestras conciencias.

El año macabro de SENER

No sería exagerado denominar al 2009 como el año macabro de SENER. En mayo el Consejo de Ministros español aprobó 274,3 millones de euros para la adquisición de 770 misiles IRIS-T, programa en el que SENER fue seleccionada como socio industrial de la empresa alemana Dile BGT Defence, contratista principal del programa.

En junio, el Ejército del Aire español mostró en un vídeo el éxito de la operación llevada a cabo por SENER: la integración del misil Taurus KEPD 350 en el EF-18, un avión de combate del ejército. SENER, que también ha participado en la fabricación de este misil (en 2005 le fue adjudicado un concurso valorado en 57.395.000 euros para la adquisición de 43 unidades del mismo), hace posible que el Ejército del Aire cuente con una nueva herramienta de paz, ya que, gracias a su integración en el EF-18, el misil, después de ser lanzado, comienza un viaje autónomo, gracias al sistema de navegación que posee, que le conduce hacia su objetivo a 350 kilómetros de distancia. Cuando lo identifica, se eleva y cae en vertical sobre él. Tal y como relata la página web especializada infodefensa:

“Se le define como una bomba de precisión capaz de colarse por una ventana y de perforar un muro de cuatro metros de grosor. Sin duda, el arma más poderosa de las Fuerzas Armadas españolas. Y también la más cara”.

Poco antes de finalizar el año, el Gobierno español autorizó a Defensa a adquirir compromisos de gasto para financiar la producción del misil Meteor para el Ejército del Aire. El presupuesto dedicado a tan educativa partida (en pleno periodo de recorte de gastos sociales) es, ni más ni menos, que de 100 millones de euros. El programa Meteor es desarrollado por un conglomerado de empresas europeas. Por parte española se encuentra INMIZE Sistemas, que está participada por algunas de las principales empresas españolas de la industria militar: Indra Sistemas, EADS-CASA, Navantia y…, efectivamente, SENER. Según la propia empresa vasca, SENER será responsable del diseño y producción de una parte importante como es el sistema de actuación y control.

Toda esta intensa labor humanitaria desarrollada por la empresa vizcaína no podía quedar sin el merecido reconocimiento. Por ello, también en 2009:

“Andrés Sendagorta, Vicepresidente de SENER es condecorado por Juan Carlos I, a propuesta de la ministra Chacón, con la Gran Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco que se concede por méritos, trabajos, acciones, hechos o servicios distinguidos que se efectúen durante la prestación de las misiones o servicios que ordinaria o extraordinariamente sean encomendados a las Fuerzas Armadas o que estén relacionados con la Defensa Nacional.”

Las interrelaciones entre los mercaderes de la muerte

Con frecuencia insistimos en que, si bien consideramos a las plantillas que trabajan en estas fábricas colaboradoras de este macabro negocio, nos parece mucho más denunciable el papel que juegan tanto los empresarios e inversores que se benefician del mercadeo de la muerte como los gestores de las empresas o los políticos que les apoyan. Y también recalcamos la interrelación e intercambio de puestos y papeles que suele darse entre ellos. El 2009 no ha sido una excepción en lo que atañe a la industria militar vasca.

A primeros de año el entonces lehendakari Ibarretxe presidía el acto por el que se nombraba Mejor Empresario Vasco del Año a Iñaki López Gandásegui, presidente de Aernnova (grupo presente en los más importantes programas de aeronáutica militar, como el Avión de Combate Europeo, el Avión Europeo de Transporte militar o el helicóptero de ataque Tigre, así como en los del Carro de Combate Leopard y otros vehículos blindados de la OTAN y el Ejército español, entre otras cosas). Gandásegui es, así mismo, Vicepresidente de las patronales alavesa y vasca, y miembro del Patronato del Círculo de empresarios Vascos y de la Fundación Solidaridad Internacional –fuertemente ligada al partido socialista.

En febrero, el general donostiarra Carlos Villar Turrau, quien unos meses antes fuera el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (y con anterioridad Director General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa) es contratado por la principal compañía española de armamento (General Dynamics Santa Bárbara Sistemas) como Vicepresidente de Estrategia de Negocio.

En mayo es Patxi López, el nuevo lehendakari, quien nombra Consejero de Industria, Comercio y Turismo del nuevo Gobierno vasco a Bernabé Unda, hasta entonces Director General de la principal empresa naval militar española, Navantia.

El Premio Star le es concedido a Tecnobit, perteneciente al grupo vasco Oesía (antigua IT Deusto) por su condición de proveedor excelente y preferido por una de las principales multinacionales de armamento, la estadounidense Lockheed Martin. Tecnobit, tiene entre sus muchos méritos militares, el de mantener una relación privilegiada con la empresa israelí Rafael, con quien en 2009 firmó un nuevo contrato para el suministro de 90 estaciones ametralladoras por control remoto para los RG-31 Mk5E, vehículos todoterreno blindados. Lo que no especifica la noticia es si esos blindados irán decorados con la ikurriña y la bandera palestina, dada la incuestionable solidaridad que el pueblo vasco muestra hacia el pueblo palestino.

Durante 2009, y con la presencia de Juan Carlos I, ha tenido lugar el primer vuelo del Avión Europeo de Transporte Militar A400M (un programa con un coste total calculado en 25.200 millones de euros). La mayoría de medios de difusión vascos señalaban, marcadamente, la participación de hasta 21 empresas de la tierra en dicho programa. Pues bien, las más importantes de ellas (Aernnova, Aciturri, Desarrollos Mecánicos de Precisión, ITP, Novalti, Sener y SK10), así mismo presentes en otros muchos programas de aeronáutica militar (cerca de la veintena, con especial protagonismo en el Avión de Combate Europeo) son las que, también en 2009, han participado activamente en el diseño del nuevo temario del Aula Aeronáutica de la Universidad del País Vasco para adaptarlo a la realidad sectorial.

¿Crisis? Según para qué

Para el gasto militar y los mercaderes de la muerte, parece que la crisis económica es una entelequia. Así, por ejemplo, el ya citado grupo vasco Oesía hizo público en 2009 que durante 2008 había aumentado sus beneficios respecto a 2007 en, nada más y nada menos que un 167%, alcanzando los 25,4 millones.

Algo parecido, aunque a menor escala, sucede con Hegan, el clúster vasco de aeronáutica al que pertenecen todas las empresas que ya hemos comentado. Declaró que durante 2008 había facturado un 10% más. Pero merece la pena pararse a ver los datos de dos de las más importantes empresas de ese clúster vasco, para ver cómo la crisis económica tiene caras muy diversas.

El grupo ITP reconocía que en 2008 había tenido unos beneficios de 46,7 millones (un 27% más que en 2007) y que sus ventas dirigidas al sector Defensa se habían incrementado en un 26%. El grupo Aerrnova, por su parte, reconocía una facturación de 490 millones, un 24% superior al año anterior. Pues a pesar de estos datos, Aernnova no tuvo ningún empacho en anunciar en febrero un ERE temporal de 99 días para los 301 empleados de su fábrica Hegal de Gasteiz (en noviembre ha solicitado otro de las mismas características). Algo parecido hizo ITP, quien presentó un ERE temporal que afectaba, por 12 meses, a 237 de los 247 empleados de su filial Precicast Bilbao. Hace falta tener mucha cara dura y muy poca vergüenza.

Pero, como a las instituciones (central, autonómica, foral) no parece faltarles dinero para gasto militar, han decidido seguir regalándoselo a las empresas vascas de armamento. Si tenemos en cuenta las cantidades regaladas y publicadas en diversos boletines durante 2009, sólo Aernnova, Sener y Sapa han recibido más de 4.600.000 de euros en subvenciones (dinero regalado) y más de 12 millones en préstamos o adelantos.

De ese dinero, más de un millón de euros son subvenciones del Gobierno Vasco que muestra con ello su respeto por la legalidad vigente, ya que la Ley 14/2007, aprobada con los votos de PSE y PP (es decir, los dos partidos que mantienen actualmente el Gobierno), en su artículo 3, párrafo 3, establece claramente que:

“En sus políticas de promoción y apoyo a las empresas, el Gobierno Vasco no colaborará de ninguna forma con aquellas personas físicas o jurídicas dedicadas a la producción, comercialización y financiación de armas”.

Especialmente significativo es el caso de Sapa, empresa sobre la que no se puede argumentar que el dinero a ella otorgado vaya a utilizarse en proyectos civiles ya que su producción es únicamente militar (principalmente carros de combate, cañones y obuses); de hecho, SAPA es una de las nueve empresas que han constituido la nueva asociación empresarial española del sector, TEDAE (Asociación Española de Tecnológicas de Defensa, Aeronáuticas y Espacio, que sustituye a AFARMADE). Pues bien, en 2009 se han publicado subvenciones de 600.459 euros y préstamos por valor de 4.568.938. Su vicepresidente Jokin Aperribay, podrá seguir disfrutando de los partidos del equipo de fútbol que preside, la Real Sociedad, más aún si tenemos en cuenta que a primeros de 2010 Defensa le ha adjudicado un contrato de 6,7 millones de euros para el mantenimiento de 30 cañones antiaéreos Oerlikon de 35/90 mm.

Concluyendo

Este breve resumen debería llevarnos a la conclusión de que los mercaderes de la muerte –y sus cómplices necesarios– están mucho más próximos y cercanos de lo que habitualmente pensamos. Sería bueno no olvidarlo para que así, cuando la próxima guerra o conflicto televisado excite nuestra sensibilidad antibélica y antiarmamentista, sepamos contra quiénes debemos centrar nuestras denuncias y a quiénes hay que reprochar, directa y personalmente, su participación en un negocio que precisa de esas guerras y conflictos para alimentarse.

O mejor aún: igual un día de estos dejamos de esperar a que se produzca esa sensibilización con mando a distancia y, directamente, nos organizamos para poner en marcha una campaña que tenga como objetivo acabar con una de las mayores lacras que padecemos como pueblo: la industria militar de Euskal Herria y sus mercaderes de la muerte.

Estitxu Martínez de Guevara, en nombre del Colectivo Gasteizkoa

turismo penitenciario

La prensa del movimiento, véase El País, ha comenzado el año acuñando un nuevo término inspirado en las cloacas del antidemocrático Estado: el turismo penitenciario.

Este nuevo término aparece en el primer número del año nuevo, siendo el anticipo de una nueva (continuada) ofensiva española; ésta vez contra los familiares de presos/as. No se contentan con torturar, matar, dispersar, prohibir y golpear. También tienen que encarcelar a los familiares, a los que hacen 1000 kilómetros para poder ver a sus seres queridos, a los que mueren en accidentes en las carreteras de su España.

Es una gran indecencia definir todas esas situaciones como turismo. Ello deja clara la catadura moral de la persona que utiliza el término. No son personas, no son socialistas. Son escoria.

Qué más se puede esperar de un país como España, de unos gobernantes descendientes directos de importantes falangistas del régimen de Franco!

Sufrimos y sufriremos pero en nuestras manos está el dar la vuelta a ésta situación, unidos. Para cuando España se quiera dar cuenta nos habremos ido, y, seguramente, con nosotros Cataluya. Será el fin de España. No hay tanques que puedan detener la voluntad de un pueblo unido. Es hora de aprender la lección.

TREGUA

El Estado no está de tregua. España no entiende de treguas. Son afirmaciones que el pueblo vasco lleva oyendo desde hace más de 500 años. Y tienen razón.

Es igual lo que se intente negociar, lo que se intente pactar, las treguas unilaterales, es lo mismo. España ni ha estado ni estará de tregua. Es algo que no por sabido y repetido lo tenemos aprendido.

Hoy han sido detenciones, más presos políticos, pero debemos estar preparados para reacciones más fuertes, incluso algún cadáver o desaparecido más.

Es muy duro reprimir el corazón pero son tiempos en los que es la cabeza la que tiene que regir sobre todo. La cabeza dice que estamos en el camino correcto, que la solución es la acumulación de fuerzas y que nada nos debe apartar del camino marcado. Es cuestión de no mucho tiempo el bye bye de Euskal Herria y Catalunya a España, a la España que nunca está en tregua.

Tampoco es tiempo de vacilaciones ni de protagonismos personales. Este tren va cogiendo velocidad y los que no se monten a tiempo lo van a tener muy difícil más tarde. Es hora de que se vaya aclarando el panorama, tanto el que plantea Aralar, como el del PNV, éste más claro, con el único objetivo de volver a tocar poder y mantener sus negocios como sea.

El pueblo tiene la palabra.

Txema

La firma de Gernika

El Acuerdo para un escenario de paz y soluciones democráticas firmado el pasado sábado por decenas de fuerzas políticas y agentes sociales en Gernika tiene una importancia considerable. El tiempo dirá si es o no histórico. La potencialidad del mismo está fuera de toda duda. El acierto que sus firmantes muestren en su desarrollo determinará finalmente sus límites. Mienten quienes afirman “no hay nada nuevo bajo el sol”.

El texto abandona el lenguaje críptico y habla con claridad tanto a ETA como al Gobierno central solicitando a la primera su final y a los segundos la derogación de la Ley de Partidos. No solamente eso. En el texto se hacen reflexiones muy interesantes tanto sobre las víctimas como sobre la situación de los presos vascos. Se habla claramente de amnistía. El cumplimiento por parte de ETA de lo que ahí se le pide aceleraría enormemente el proceso de reconciliación ya iniciado entre las diversas sensibilidades que hoy componen la izquierda abertzale. Esa reconciliación facilitaría el surgimiento de lo que algunos venimos demandando desde hace tiempo: una nueva izquierda abertzale roja, verde, amplia y exclusivamente civil.

Esa nueva fuerza política revolucionaría el actual escenario político. PSOE, PP y PNV son conscientes de ello y, evidentemente, no van a favorecer operaciones de ese tipo: no es su misión. El resurgimiento de esa fuerza política pondría en riesgo los privilegios y cuotas de poder que tienen dichos partidos. La ficción de Gobierno que Patxi López ha montado desde la virtualidad se vería amenazada, al igual que muchos de los turbios negocios amparados por la doctrina de la seguridad nacional.

Particularmente paradójica resulta la situación del PNV. Son el partido más votado en la Comunidad Autónoma Vasca, pero siguen con el alma en pena. Hoy el PNV es un cúmulo de carencias: sin líder carismático, sin iniciativas claras y sin un proyecto político definido. Arzalluz, Ibarretxe y Egibar son parte de la historia o, simplemente, están neutralizados. El PNV ni está en Gernika ni se le espera. Trabajo les cuesta, incluso, encontrarse a sí mismos en las campas de Foronda. Su debilidad es palpable, aunque puedan ganar las siguientes elecciones. Iñigo Urkullu no es un referente consolidado ni tan siquiera para muchos de sus militantes. ¿Qué queda del plan soberanista dignamente defendido por Ibarretxe ante el Congreso de los Diputados, texto que fue aprobado por la mayoría del Parlamento Vasco?

¿Con qué mimbres debería forjarse la nueva izquierda abertzale?, ¿cómo podría articularse una nueva mayoría social? Hoy en día hay cuatro ingredientes a tenerse muy en cuenta: la confianza entre los actores, la flexibilidad en la aplicación de los principios, la utilización de la comunicación emocional y el uso de las redes sociales.

Confianza. Hay que superar el escepticismo y generar ilusión. Fácil de decir, complicado llevarlo a la práctica. La ilusión no se genera de la nada. Se sustenta en bases sólidas. En este caso, el proceso de refundación de la izquierda abertzale adquiriría velocidad de crucero si ETA despejara cuanto antes y sin condiciones la incógnita de su futuro. El surgimiento de la nueva izquierda abertzale no puede depender del visto bueno de una organización armada. Es imposible. Cada cual debe exponer sus argumentos en libertad, intentar convencer a quienes tienen diferentes puntos de vista, sin ayudas o imposiciones externas, sin derecho a veto. Para ello, resulta indispensable la confianza mutua, el respeto, la generosidad y la complicidad entre quienes protagonizan el proceso, sin obsesionarse por los destellos de las cámaras.

Flexibilidad. Firmeza en los principios, flexibilidad en su aplicación. La articulación de una nueva mayoría social a favor, por ejemplo, del derecho a decidir, exigirá saber adecuar los ritmos a las situaciones políticas concretas de cada territorio. Flexibilidad e imaginación también a la hora de responder a las decisiones antidemocráticas que provengan por parte del Estado, sabiendo superar con creatividad dichas amenazas, evitando repetir tics heredados del pasado.

Comunicación emocional. La izquierda abertzale en general y ETA en particular son maestros en el arte de la criptografía. Hay que saber leer entre líneas. Frecuentemente utilizan para sus declaraciones públicas códigos propios de la comunicación interna. Es legítimo, pero ineficaz y muy limitado; no supera el umbral de los de casa. Hoy en día los dirigentes sociales utilizan la comunicación emocional. No solamente transmiten ideas políticas. También transmiten emociones, sentimientos. La palabra abre las puertas del corazón. Y da acceso a la razón.

Redes sociales. Hoy en día el 91,5% de los jóvenes del Estado entre 18-32 años está conectado a alguna red social. Muchos de ellos no acuden jamás a un kiosco para comprar el periódico. Lo leen en la red. Las redes sociales constituyen un fenómeno imposible de ignorar. El poder de la identidad debe unirse al fenómeno de la alter mundialización utilizando el magnetismo de las nuevas tecnologías para ganar en influencia social.

En realidad estas cuatro recomendaciones podrían resumirse en una sola frase: la transición de la nueva izquierda abertzale debe asentarse en el desarrollo de una nueva cultura política.

Memoria Histórica

Allá por el año 1936 unos militares se sublevaron, dieron un golpe de Estado y comenzaron una guerra apoyados por sus conmilitones civiles. Con la excusa de la guerra hicieron una buena limpieza de rojos, separatistas y rojo-separatistas. Con muchos de ellos no tuvieron muchos miramientos y, directamente, con la orden de libertad firmada por el Delegado de Orden Público (podría ser el equivalente del consejero regional de Interior) los esperaron en la puerta, fusilaron y metieron bajo tierra. Con otros fueron más condescendientes y los juzgaron los llamados Jueces Togados Militares, más tarde Jueces del TOP, más tarde Jueces de la Audiencia Nacional. Simplemente, distintos collares. Aquellos Jueces juzgaron incluso a los clientes de los Delegados de Orden Público, imponiendo multas, fianzas y cárcel.

Toda ésta historia sucedió hace casi un siglo pero nos es muy conocida porque sigue sucediendo y, seguramente, sucederá.

Resulta realmente insultante que Garzón sea juzgado por intentar juzgar los crímenes franquistas, cuando podría serlo por otra multitud de causas, la mayoría relacionadas con Euskal Herria. No se trata precisamente de un juez independiente y justo, fue cargo político del gobierno X, sino, por el contrario, todas sus actuaciones han obedecido a impulsos políticos, tanto de su partido como de otros partidos de distinto signo cuando le ha convenido. A todo ello hay que añadir su afán de protagonismo y megalomanía (caso Pinochet), sus ansias de aparecer ante el mundo como progresista y justo a pesar de tener sus manos manchadas de injusticia con ciudadan@s vasc@s y, finalmente, su chapucera redacción de autos de procesamiento.

Para los vasc@s es una buena noticia su separación del cargo y su exilio dorado en La Haya, aunque el consuelo sea vano, ya que quedan muchos con su perfil.

Toda ese intento de juzgar a los criminales franquistas no ha sido más que otra jugada política del PSOE en su guerra electoral con el PP. El propio juez sabía que no se llegaría a nada. La transición dejó el tema bien atado. ¿Porqué ahora, después de tantos años, cuando el PSOE ha estado tantos años en el poder en distintas instituciones y jamás se han preocupado mínimamente de sacar de las cunetas a los propios militantes de su partido y su sindicato?

La respuesta es sencilla: solamente se dedican a sus negocios, no tienen ideología. Es más productivo ser ultraespañol y monárquico-clerical.

En Euskal Herria, de todas formas, el ínclito juez forma ya parte de su Historia y de su Memoria, como el Duque de Alba, Torquemada y otros muchos más.

Txema

ZAMARRA La Guerra Eterna (Varsoviana)

La caricia de la brisa

Siete meses. Patxi López ha cumplido siete meses en Ajuria Enea. Algunos tienen ya problemas con las cuentas. José Antonio Pastor y Alberto Surio, por ejemplo. No entienden los datos del Euskobarómetro y del Estudio General de Medios. La encuesta sociológica, pagada por el propio Gobierno vasco, dice que la ciudadanía de la CAV desaprueba rotundamente la gestión de López. Reacción de Pastor: “Quizás no hemos sabido transmitir bien el mensaje”. El director general de EITB ha sido más caustico en su apreciación: “No sabemos las razones por las que han bajado las audiencias. Hay que esperar”. Siete meses es margen suficiente para extraer algunas conclusiones.

El Gobierno

Confundir ficción y realidad nunca ha sido buena consejera, mucho menos en la acción política. Algo de eso parece estar ocurriéndole al Gobierno de Patxi López. Ignora que gobierna gracias a una foto trucada de la realidad. Saben que su Gobierno no es fiel reflejo de la voluntad popular. PSE y PP pretenden dar carta de naturaleza a una realidad que ni ellos mismos se creen. No cejan en su empeño. Utilizan artillería pesada. Por tierra, mar y aire. Los mismos que otrora criticaran con dureza las “obsesiones identitarias” del anterior Gobierno, hoy imponen su modelo de “indentidad integradora”: “Agur Euskal Herriari. Bienvenidos sean los mapas de Cantabria y La Rioja, la selección española de fútbol, la Vuelta a España, el mensaje del rey y las noticias de España”. El toro de Osborne llevado hasta la cruz del Gorbeia.

No falla el canal. Chirría el mensaje. Y el fraude: ¿dónde queda la reforma del Estatuto o las promesas de transversalidad? Cruje la palabra y rechinan las formas. Si las destituciones y nombramientos realizados por el nuevo Gobierno en EITB los hubiera llevado a cabo otro partido hoy se hablaría de “limpieza étnica”. Aquí no. Todo es normal. Signo de madurez y modernidad.

Patxi López tiene un gobierno frágil, cimentado en el espejismo, cautivo de la derecha más recalcitrante. Ha dilapidado en un semestre las aportaciones que durante lustros hicieron a su partido los mineros de las Encartaciones. Las ha convertido en ticket de autopista. ¿Cuánto durará esta figuración? Depende de la oposición.

La oposición

La oposición, si de verdad quiere cambiar las cosas debe actuar con una audacia y eficacia superior a la demostrada hasta la fecha. El PNV, como siempre, navega entre dos aguas, exhibiendo su calculada ambigüedad, criticando hoy a Rodolfo Ares y pactando mañana con él los presupuestos. Llaman responsabilidad a mantener sus cuotas de poder local. En los arrabales de Ajuria Enea hace un frío helador, demasiado para un partido como el PNV. El resto de la oposición parlamentaria ‑Aralar, EA y EB‑ hace, desde su modestia, lo que buenamente puede y le dejan, realizando crítica política, presentado alternativas, incidiendo ocasionalmente en los medios.

Este panorama, sin embargo, cambiaría de raíz si ETA mañana dijera adiós a las armas. Tal posibilidad aterroriza al Gobierno López. Un escenario post-ETA es mucho más peligroso que el actual. El estado demuestra a diario que prefiere un escenario de confrontación armada de baja intensidad a otro en el que prime la confrontación única y exclusivamente política.

Dicen que en febrero se despejará la incógnita. La palabra como arma o el arma como palabra. ELA ha realizado un diagnóstico breve, certero: “Desarmar la razón de estado”. Hace tiempo que desde sectores cada vez más amplios se hace la misma reflexión: “Sirvámonos exclusivamente de nuestras menguadas o abundantes fuerzas civiles, ganémonos a la mayoría, trabajando aquí y en Europa, como lo están haciendo en Catalunya, como apuntan en Escocia”.

Si quienes comparten esta reflexión coadyuvaran sus esfuerzos trabajando en la misma dirección, tan magistralmente como lo hicieron nuestros bertsolaris en el BEC, entonces el Gobierno López se derrumbaría cual castillo de naipes acariciado por la brisa. Empezaría una nueva era.

Txema Ramirez de la Piscina, profesor de la EHU-UPV